Fisioterapia respiratoria:

Su objetivo es  mejorar el aporte de oxigeno a los distintos tejidos, mediante diversas técnicas (drenajes posturales, ejercicios respiratorios, entrenamientos musculares respiratorios, etc) para cada tipo de patología. Nuestra labor será conseguir un mayor grado de autonomía y mejorar la calidad de vida.

Indicado para: eliminación de secreciones, complicaciones pulmonares, EPOC (fibrosis quística), etc.

Fisioterapia pediátrica:

La fisioterapia  pediátrica consiste en tratar cualquier afección durante la infancia (aguda o crónica) que perturbe el desarrollo motor y por tanto limite el potencial para la independencia en la vida adulta.

Indicado para: masaje infantil, cólicos, congestión nasal, dentición, gases, estreñimiento, enfermedades neuromusculares, relajación, patologías respiratorias, óseas , etc.

Fisioterapia deportiva:

Tiene por objetivo la prevención y tratamiento de lesiones producidas durante el ejercicio físico.

Indicado para: contracturas musculares, distensiones, contusiones, lesiones articulares y óseas, alivio de dolores postejercicios, postoperatorio, prevención de futuras lesiones, etc.

Fisioterapia cardíaca:

La rehabilitación cardiaca es un método muy eficaz para el tratamiento de diversas enfermedades cardiovasculares. Contribuye a mejorar la capacidad física perdida, y produce una notable mejora psicológica y social.

Indicado para:  optimizar los recursos naturales de nuestro organismo, perdidos en gran parte, por la enfermedad cardiovascular, a través de tablas de ejercicios, acompañados de entrenamiento aeróbico y estiramientos, bajo un control continuo de las constantes vitales.

Tratamiento postural:

El cuerpo humano esta diseñado para desequilibrarse anteriormente, por lo tanto, la cadena muscular posterior, estará en continuo trabajo y tenderá al acortamiento y retracción. Las posturas que realizamos diariamente están dañando nuestra espalda, por lo que no es de extrañar que con el tiempo acabemos sufriendo sus consecuencias. Los tratamientos de espalda tienen como fin, no solo aliviar el dolor temporalmente, sino aprender a equilibrar nuestra postura, para evitar que vuelvan a aparecer.

Indicado para: Dolores de espalda, hiperlordosis, hipercifosis, escoliosis, etc.