Masaje Drenaje linfático:

El drenaje linfático consiste en el uso de movimientos ligeros, rítmicos y helicoidales para acelerar el movimiento de los fluidos linfáticos del organismo.
El uso más común del drenaje linfático manual, es la reducción de edemas, muy extendido en la actualidad al mundo de la estética.

Indicado para: Edemas, varices, fibromialgia, trastornos de origen reumático, retención de líquidos, celulitis, piernas cansadas, tratamiento post-liposucción, mastectomías, acné, migrañas, etc.

Masaje Drenaje venoso:

El masaje circulatorio es el que se efectúa para favorecer y activar el riego sanguíneo, ayudando a la disminución de toxinas y mejorando el intercambio de gases y nutrientes. De esta manera se va a prevenir las lesiones circulatorias.

Indicado para: Edemas, inflamaciones, varices, problemas de retorno venoso, etc.

Masaje relajante:

Nuestro ritmo de vida actual nos ocasiona una serie de tensiones que además vamos acumulando, las cuales se podrían descargar a través de los masajes de relajación. Siendo su efecto la relajación y disminución del tono muscular ayudará a paliar y/o eliminar dichos factores causantes, mejorando su estado físico y psicológico.

Indicado para: Calmar los nervios, estrés, búsqueda de tranquilidad, serenidad, sensación de bienestar, descanso, despejar la mente, descargar la tensión acumulada, etc.

Masaje Reflexología podal:

La planta del pie y el pie en su conjunto, representa en forma esquemática la totalidad del cuerpo y sus órganos. Mediante el masaje se puede influir a modo de reflejo sobre los correspondientes órganos y vísceras.

Indicado para: Estimular el sistema inmunológico, dolores articulares en general, alteraciones del ciclo menstrual, cefaleas, migrañas y dolores sin causa aparente, tratamientos del estrés, mejorar los estados de ánimo bajos, etc.