Rehabilitación geriátrica:

Tiene como objetivo fundamental el mejorar la calidad de vida de las personas mayores, explotar sus capacidades y favorecer el mantenimiento de la autonomía, disminuyendo la inactividad o inmovilidad.

Indicado para: Pérdida de la marcha autónoma, caídas y consecuencias (fracturas, luxaciones, etc.), patologías vasculares, amputación de miembros, enfermedades reumáticas, debilidad generalizada, demencias, Alzheimer, Parkinson, problemas cardiacos, enfermedades vasculares cerebrales (embolia, isquemia, etc.), dificultades respiratorios, etc.

Rehabilitación en traumatología:

El tratamiento de fisioterapia consiste en recuperar el potencial perdido,  contribuyendo a mantenerlo, desde el mismo momento en el que se produce la lesión, con el objetivo final de mejorar y recuperar la realización de las actividades de la vida diaria.

Indicado para: Lesiones óseas, cápsulo-ligamentosas, tendinitis, musculares, bursitis, epicondilitis (codo de tenista), esguinces, cervicalgias, fascitis plantar, epitrocleitis (codo de golfista), etc.

Rehabilitación en neurología

El objetivo del tratamiento es restablecer la función y buscar aquellas sustituciones, nuevas habilidades y adaptaciones que puedan dar al paciente el máximo nivel de independencia y autonomía funcional.

Indicado para: pacientes con afectaciones neurológicas: Parkinson, demencias, Alzheimer, ICTUS, esclerosis múltiple, PCI (parálisis cerebral infantil), paraplejías, tetraplejías, hemiplejías,  espína bífida, distrofia muscular, etc.

Rehabilitación en reumatología:

Los objetivos de la fisioterapia en las enfermedades reumatológicas consistiría en disminuir el dolor más agudo, prevenir o disminuir la rigidez, aumentar o conservar la movilidad articular, cambiar comportamientos en actividades de la vida diaria, informar sobre reposo, tratamientos complementarios…

Indicado para: artrosis, artritis (de origen inflamatorio, infeccioso y microcristales), artropatías metabólicas, dorsalgias, lumbalgias, cervicalgias, enfermedades óseas…